Trabajo en profundidad

¿Siente la necesidad de ser más organizado y/o más productivo? ¿Pasa el día en un frenesí de actividad y luego se pregunta por qué no ha logrado mucho? Entonces estos consejos de gestión del tiempo son para ti: te ayudarán a aumentar tu productividad y a mantener la calma.

Lo primero que tienes que entender sobre la gestión del tiempo es que, por muy organizados que estemos, siempre hay sólo 24 horas en un día. El tiempo no cambia. Lo único que podemos gestionar es a nosotros mismos y lo que hacemos con el tiempo que tenemos. Aprecia esto. Interiorízalo. Y pasa cuanto antes al siguiente consejo.

Recuerda que el objetivo de la gestión del tiempo es cambiar tus comportamientos, no cambiar el tiempo. Un buen punto de partida es eliminar las pérdidas de tiempo personales. Durante una semana, por ejemplo, ponte como objetivo no atender llamadas telefónicas personales ni responder a mensajes de texto no relacionados con el trabajo mientras estés trabajando.

Piensa en esto como una extensión del tercer consejo de gestión del tiempo. El objetivo es cambiar tus comportamientos a lo largo del tiempo para lograr cualquier objetivo general que te hayas fijado, como aumentar tu productividad o disminuir tu estrés. Por lo tanto, no sólo tienes que establecer tus objetivos específicos, sino también hacer un seguimiento a lo largo del tiempo para ver si los estás cumpliendo o no.

La importancia de la gestión del tiempo pdf

Las diferencias en la forma de ver el tiempo de una cultura pueden afectar a la forma de gestionar su tiempo. Por ejemplo, una visión lineal del tiempo es una forma de concebir el tiempo como si fluyera de un momento a otro de forma lineal. Esta percepción lineal del tiempo predomina en Estados Unidos y en la mayoría de los países del norte de Europa, como Alemania, Suiza e Inglaterra[2]. Las personas de estas culturas tienden a dar un gran valor a la gestión productiva del tiempo, y tienden a evitar decisiones o acciones que supongan una pérdida de tiempo[2]. Esta visión lineal del tiempo se correlaciona con el hecho de que estas culturas son más “monocrónicas”, o prefieren hacer una sola cosa a la vez. En general, esta visión cultural conduce a un mejor enfoque en la realización de una tarea singular y, por lo tanto, a una gestión del tiempo más productiva.

Leer más  Ejemplos de publicidad ilicita

Otra visión cultural del tiempo es la visión multiactiva del tiempo. En las culturas multiactivas, la mayoría de la gente cree que cuantas más actividades o tareas se hagan a la vez, mejor. Las culturas multiactivas son “policrónicas” o prefieren hacer varias tareas a la vez. Esta visión del tiempo multiactivo es prominente en la mayoría de los países del sur de Europa, como España, Portugal e Italia[2]. En estas culturas, la gente tiende a gastar el tiempo en cosas que consideran más importantes, como dar mucha importancia a terminar las conversaciones sociales[2] En los entornos empresariales, suelen prestar poca atención a la duración de las reuniones, más bien se centran en tener reuniones de alta calidad. En general, la cultura tiende a centrarse en la sinergia y la creatividad por encima de la eficiencia[3].

Herramientas de gestión del tiempo

Una gestión del tiempo excepcional comienza con el conjunto de habilidades adecuado. Ninguna aplicación de gestión del tiempo, técnica o incluso un simple consejo puede ayudarle a gestionar mejor su tiempo si no desarrolla unas cuantas habilidades básicas de gestión del tiempo.En este artículo, aprenderá qué habilidades son la piedra angular de las personas más productivas del mundo, y cómo puede desarrollarlas. Llegados a este punto, es posible que te preguntes: ¿por qué son tan importantes las habilidades de gestión del tiempo? Pues bien, una habilidad no es otra cosa que la capacidad de realizar algo bien. Sin unas habilidades de gestión del tiempo adecuadas, simplemente careces de la capacidad de organizar tu tiempo (menos aún como gestor), a ti mismo en general o a los demás de forma inteligente y coherente.  Incluso si encuentras la técnica o herramienta de gestión del tiempo perfecta, no tienes los recursos internos necesarios para conservar las cosas en la práctica.Sin el conjunto de habilidades de gestión del tiempo adecuado, no tienes lo que se necesita para seguir las técnicas o consejos de gestión del tiempo seleccionados.

Leer más  Seo y sem definicion

Es muy importante que no confunda las habilidades de gestión del tiempo (o cualquier otro conjunto de habilidades) con las técnicas de gestión del tiempo o incluso con los rasgos de personalidad.  Los rasgos de personalidad son características de tu carácter. Son una parte integral de tu personalidad, moldeada por tus genes y tus experiencias vitales (tempranas). Son muy difíciles de cambiar; casi imposible a corto o medio plazo.  Los modelos más populares de rasgos de personalidad son, por ejemplo, los Cinco Grandes y el Inventario de Personalidad HEXACO, que mide los siguientes rasgos de personalidad:

Cómete esa rana: 21 grandes maneras…

La gestión del tiempo es la capacidad de utilizar tu tiempo de forma productiva y eficiente. También se puede considerar como el arte de tener tiempo para hacer todo lo que necesitas, sin sentirte estresado por ello. Parece sencillo, pero en la práctica es mucho más difícil. En esta página se explican algunos de los principios en los que se basa una buena gestión del tiempo.

La gestión del tiempo se define como el uso productivo y eficiente del tiempo, pero ¿qué ocurre cuando se trabaja de la forma más productiva posible y aún así no se puede hacer todo? Es mejor pensar en la gestión del tiempo como una combinación de trabajo productivo y priorización del tiempo.

En otras palabras, las personas que son buenas en la gestión del tiempo son buenas en ponerse a hacer cosas. Sin embargo, también son mejores priorizando y determinando lo que realmente hay que hacer y descartando lo demás.

Esto permite saber qué hay que hacer primero y qué se puede dejar para más tarde o no hacer nada. Por ejemplo, si dejas una tarea urgente pero sin importancia, puedes descubrir que es innecesaria.