Estrategias para hablar en publico

El arte de hablar en público

Hay varios consejos y estrategias que un orador puede emplear para reducir el nivel de estrés asociado a la oratoria. Conozca la ansiedad al hablar en público y cómo superarla utilizando diferentes estrategias y consejos, como prepararse con antelación, practicar el discurso y visualizar el éxito, entre otros.

Cómo superar la ansiedad al hablar en públicoHay muchas formas de superar el miedo a hablar en público. Exploremos algunas de las opciones: Desglosemos cada estrategia. Preparar el contenido del discurso. Aumentará la confianza en que la información es precisa y precisa. Esto puede eliminar el miedo a que el público piense que eres, bueno, no tan inteligente. Practica una y otra vez, incluso si eso significa presentar tu discurso a tu gato. De hecho, tu gato puede ser el público perfecto porque no es conflictivo y probablemente sepa poco sobre el tema. Esto puede aliviar la incomodidad porque se sentirá muy cómodo con la fluidez del discurso. No esperes ser perfecto. La perfección no es posible. Puede que se le escape algo que no pretendía. Piensa en lo peor que puede pasar. Probablemente no habrá nada grave por un pequeño error. Un pequeño desliz probablemente ni siquiera se note.

Estrategias eficaces para hablar en público

Por desgracia para estas personas, hablar en público es una habilidad que tendrás que dominar tanto en la universidad como en el mundo laboral. En el mundo profesional, aunque no tengas que hacer presentaciones ante grandes audiencias, tendrás que exponer tus ideas y opiniones en diferentes circunstancias, como cuando te presenten a gente nueva o cuando asistas a reuniones.

Aunque hay diferentes estrategias que funcionan para cada persona, un elemento de preparación es crucial para el éxito de la oratoria. Es importante ser capaz de adaptarse y ser flexible en el momento, pero para sentirse lo suficientemente cómodo como para ser adaptable, hay que prepararse.

Si ocurre «lo peor» y se te cae el discurso, tienes dificultades técnicas o te olvidas de las palabras exactas que querías decir (porque seamos sinceros, estas cosas a veces ocurren), no te asustes. Eres competente, capaz y estás bien preparado, y lo mejor de esto es que podrás adaptarte rápidamente y seguir pronunciando tu discurso con confianza, pase lo que pase. Tu público no sabe cómo debe sonar o parecer tu presentación, así que si te desvías ligeramente de lo que has ensayado, es poco probable que lo sepan.

Hablar sin miedo: pasar de un ner…

Hablar en público es una función de liderazgo. Puede que usted mismo hable en público o que escriba discursos o notas de discursos para su director general y altos ejecutivos, o puede que haga todas estas cosas. Los discursos son una forma poderosa de comunicarse directamente con las partes interesadas e influir en ellas. Ofrecen una oportunidad única, cara a cara, de influir en una sala llena de personas a menudo importantes. Si esas personas no son importantes para usted, no vale la pena el esfuerzo de darles un discurso.

Para influir con éxito en un público, hay que aprovechar sus emociones además de su intelecto. Y tienes que entender los elementos fundamentales de los discursos exitosos. Además, debes esforzarte por hacer que el discurso se dirija al ángulo «¿Qué hay para mí?» de tu audiencia inmediata. Se sentirán mucho más identificados con el discurso si el contenido crea un interés sólido porque es relevante para las necesidades y deseos de esta audiencia específica.

Las oportunidades de hablar más prestigiosas del mundo («los podios más valorados») son el Foro Económico Mundial, la Mesa Redonda de Negocios de EE.UU. [de directores generales], el Club Económico de Detroit y los eventos organizados por las revistas estadounidenses Fortune y Businessweek. Las empresas utilizan las oportunidades de hablar en conferencias como herramienta estratégica para diferenciarse de sus competidores.

Habla como ted

Las cinco «p» de la presentación son: planificación, preparación, coherencia, práctica y rendimiento. Entender el lugar y la importancia de cada una de las cinco p de la presentación hará que cualquier pieza deje de ser una de las muchas presentaciones promedio que se hacen y se convierta en algo de valor que tenga un impacto duradero en la audiencia.

La primera de las cinco p de la presentación es la planificación. La cantidad de tiempo puede calcularse dando de uno a cinco minutos por miembro de la audiencia y añadiendo algún factor de la importancia del evento. Decida la cantidad de tiempo necesaria y luego planifique la construcción de la historia (p1), la ilustración de la misma (p2) y la práctica necesaria para la mejor presentación (p3). Este plan es esencial para garantizar que cada uno de estos factores reciba el tiempo adecuado. Señala la fecha en la agenda y planifica en consecuencia.

La segunda de las cinco p de la presentación es la preparación. Ninguna gran presentación se hace de improviso y toda buena presentación podría mejorarse con una mejor preparación. La preparación implica comprender las necesidades de la audiencia; hacer una lluvia de ideas sobre el tema desde esa perspectiva; aclarar un mensaje único y estructurar el debate de apoyo. Esta preparación es fundamental para el éxito.