Ley general de la publicidad

Directrices de la ftc para 2020

Alessandro Fenili y Carlo Raimondo, en su estudio y documento ESG and the Pricing of IPOs: Does Sustainability Matter, encuentran una relación significativa entre la discusión de temas relacionados con ESG y la fijación de precios de las OPI.
En los últimos 20 años, aproximadamente, ha crecido una peculiar (al menos en opinión del autor) diferencia entre la forma europea y la estadounidense de llevar a cabo los procesos de venta en subasta para las transacciones de capital privado.
El Distrito de Nueva Jersey rechaza la petición de sentencia sobre las demandas de la Ley de Valores contra la empresa de contabilidad, sosteniendo que los demandantes no están obligados a alegar daños como elemento de una demanda de la Sección 11
Necesitamos esta información para poder emparejarle con otros usuarios de la misma organización, y también forma parte de la información que compartimos con nuestros proveedores de contenidos («Colaboradores») que aportan contenidos de forma gratuita para su uso.

Comentarios

El derecho de la publicidad trata de lo que está permitido y lo que no en la publicidad. Abarca tanto la relación entre el anunciante y el consumidor como entre el anunciante y la competencia. Con respecto a ambas, el anunciante tiene que respetar ciertas normas.
El derecho holandés de la publicidad se articula en normas generales y específicas. Las normas generales se derivan de las directivas europeas sobre publicidad engañosa y comparativa y sobre prácticas comerciales desleales. Están recogidas en el Código Civil y en el Código Holandés de la Publicidad, que se refiere a la autorregulación.
Además, algunas leyes contienen normas específicas para la publicidad. Por ejemplo, las normas específicas de publicidad de productos y servicios financieros se encuentran en la Ley de Supervisión Financiera. La Ley de Apuestas y Juegos de Azar contiene normas específicas para la publicidad de los juegos de azar.
La publicidad comparativa en la que se menciona el nombre o la marca de un competidor está en principio permitida, siempre que se cumplan ciertas condiciones. Si el anuncio no cumple estas condiciones y se menciona la marca de otra parte, esto también constituye una infracción de los derechos de marca del propietario de la marca.

Derecho de la publicidad en filipinas

Existen dos tipos de publicidad por correo: la publicidad por correo directo y la publicidad por correo sin pedido. El apartado D del artículo 13 del Real Decreto 1829/1999, de 3 de diciembre, que regula la publicidad directa por correo, establece varios requisitos que deben cumplir los anuncios enviados por correo directo. La Ley 7/1996, de 15 de enero, regula el envío de mercancías no solicitadas por correo y prohíbe el envío de artículos o bienes a consumidores que no hayan realizado un pedido de los mismos.
Un tipo de publicidad que guarda cierta relación con la publicidad por correo es la publicidad y venta a domicilio. Sin embargo, ninguna ley en particular parece regular la publicidad y la venta a domicilio. No obstante, las administraciones locales pueden restringir estas actividades. La Ley 22/2007, de 11 de julio, regula el derecho de la comercialización a distancia, que es un producto que se encarga y entrega únicamente por correo. El objetivo principal de esta ley es la protección de los consumidores.
Otro tipo de publicidad es el sistema de bola de nieve, también conocido como publicidad progresiva de clientes. No parece haber ninguna ley específica que regule la publicidad progresiva de clientes. Sin embargo, el artículo 4.7 del Real Decreto 1907/1996 prohíbe la publicidad de productos sanitarios por parte de pacientes reales/percibidos o personajes famosos. En lo que respecta a los blogs, parece que se incumplen las normas si un bloguero hace publicidad de productos de forma encubierta. Este ejemplo demuestra que existe algún tipo de prohibición de la publicidad de cliente a cliente, aunque no se haya plasmado en una ley oficial. Por lo tanto, este tipo de publicidad sólo es susceptible de ser impugnada cuando constituye un fraude de derecho civil o penal. En el caso de las reclamaciones de derecho civil, las víctimas engañadas deben demostrar el grado de diligencia con el que actuaron.

Ftc truth-in advertising

Tanto si su empresa es un negocio familiar como si tiene presencia en varios estados, es importante conocer las leyes estatales y federales de publicidad aplicables. En este artículo se describen las normas básicas de publicidad -de dónde proceden y cómo funcionan- y se ofrecen consejos para asegurarse de que su empresa las cumple.
Las normas de publicidad que dictan lo que las empresas pueden y no pueden decir en los anuncios provienen de las leyes estatales y federales aplicables. Normalmente, estas leyes se centran en la veracidad de la publicidad, las prácticas publicitarias engañosas y la publicidad desleal. Las leyes y agencias estatales y federales pretenden frenar estas prácticas publicitarias, exigen a las empresas que sean veraces con sus productos o servicios y que justifiquen las afirmaciones que hacen en los anuncios.
Hay una línea fina, pero generalmente clara, entre una empresa que hace afirmaciones sin fundamento (que infringen la ley) y la que simplemente hace alardes subjetivos sobre su producto. Por ejemplo, puede afirmar que tiene el café de mejor sabor, pero no puede anunciar que todo el mundo que bebe su café lo adora o que beber su café le ayudará a vivir más tiempo.