Radio cassette de coche

jensen cd-550 portátil s…

Jeremy Laukkonen es redactor de temas de automoción y tecnología para numerosas e importantes publicaciones especializadas, así como creador de un popular blog y de una empresa de videojuegos. Aficionado a los vehículos eléctricos desde principios de la década de 2000, se mantiene al día de la miríada de complejos sistemas que alimentan los vehículos eléctricos de batería.
El audio de los coches ha pasado por muchos problemas de crecimiento durante el último siglo, y hemos visto un montón de tecnologías diferentes ir y venir durante ese tiempo. La cinta de cassette ha tenido más fuerza de permanencia que la mayoría, ya que las pletinas de cassette han sido equipo de serie durante casi tres décadas, pero finalmente ha llegado el día en que ya no se pueden reproducir cassettes en los coches nuevos.
El camino de menor resistencia y la forma más sencilla de escuchar casetes en el coche consiste en conectar un reproductor de cintas portátil, como un Walkman, a la unidad central. Esto se puede conseguir a través de una entrada auxiliar incorporada, o puedes instalar un modulador de FM o un transmisor de FM.
Otra opción viable es digitalizar tu colección de cassettes y actualizar tu unidad principal a un modelo que tenga almacenamiento integrado o una conexión USB que pueda utilizarse con una unidad de disco duro. Es una opción que requiere mucho trabajo, pero es más barata que volver a comprar toda tu colección en CD o en formato digital.

pioneer ct-w404r dual cass…

Lo sorprendente es que, a diferencia de los discos y los cartuchos de cinta Stereo-Pak y 8-Track, el desarrollo del casete tuvo muy poco que ver con la reproducción de música pregrabada y, desde luego, nada que ver con el audio en el automóvil. Por eso, para entender el auge del casete, hay que seguir su desarrollo antes de su incorporación al paisaje automovilístico.
En 1958, poco antes del desarrollo del casete, la RCA se esforzó por establecer un estándar para un «cartucho de carga rápida» fácil de usar que empleara la misma cinta de un cuarto de pulgada que utilizaban los decks de carrete, pero sin necesidad de enhebrar manualmente las bobinas de cinta. A diferencia de los formatos Stereo-Pak y 8-Track, el cartucho no iba a ser un bucle sin fin, sino un par de carretes escondidos en una caja plana de 5×7 pulgadas. El formato se desarrolló y comercializó con el nombre de «RCA Sound Tape Cartridge», pero nunca llegó a tener éxito en el mercado.
El «cassette compacto» fue desarrollado por Philips en Bélgica y patentado en 1962. El equipo, dirigido por un ingeniero llamado Lou Ottens, había desarrollado recientemente un magnetófono portátil de carrete que funcionaba con pilas y que fue un producto de gran éxito, debido en parte a la sustitución de las válvulas por transistores que redujeron el tamaño y el consumo de energía. Tras el éxito de esta unidad portátil de carrete a carrete, el equipo de Ottens pensó que una pequeña grabadora con algo parecido a los «cartuchos de carga rápida» de RCA podría ser un próximo producto de éxito para el dictado en la oficina.

venta de radiocasetes para coches

Antes de que existieran los casetes, no había forma de elegir la música que se escuchaba sobre la marcha. Claro que había radios en los coches y las radios AM/FM portátiles eran muy populares, pero no había forma de elegir el artista o la canción que se escuchaba: todo quedaba a merced de los DJ. Cuando apareció la cinta de casete, y por extensión el walkman, fue la primera vez en la historia que podías llevar tu disco favorito en el autobús, al trote o de paseo.
Sin embargo, la invención del CD a finales de los 70 acabó con la cinta de casete, o eso creíamos. Y ahora que los servicios de streaming de música son el principal método para escuchar música, es muy sorprendente que las cintas de casete vuelvan a estar de moda. Sin embargo, aquí estamos en 2020, con las ventas de cintas de casete más altas de lo que han sido en décadas. ¿A qué se debe este repunte?
Teniendo en cuenta que la calidad de sonido de las cintas de casete no es su mejor argumento de venta, es probable que la nostalgia y la sensación vintage de las cintas de casete sean lo que está impulsando las ventas hoy en día. Los recuerdos y las tendencias actuales son poderosos motivadores en el mercado mundial, y parece que en el caso de las cintas de casete, éstos juegan a su favor.

supersonic sc-3200

El audio del vehículo es un equipo instalado en un coche u otro vehículo para proporcionar entretenimiento e información a los ocupantes del vehículo. Hasta la década de 1950 consistía en una simple radio AM. Las adiciones desde entonces han incluido la radio FM (1952), los reproductores de cintas de 8 pistas, los reproductores de casetes, los tocadiscos, los reproductores de CD (1984), los reproductores de DVD, los reproductores de Blu-ray, los sistemas de navegación, la integración de teléfonos Bluetooth y los controladores de teléfonos inteligentes como CarPlay y Android Auto. Antes se controlaban desde el salpicadero con unos pocos botones, ahora se pueden controlar mediante mandos en el volante y comandos de voz.
Implementado inicialmente para escuchar música y radio, el audio del vehículo forma parte ahora de los sistemas de telemática del automóvil, telecomunicación, seguridad en el vehículo, llamadas de manos libres, navegación y diagnóstico remoto. Los mismos altavoces pueden utilizarse también para minimizar el ruido de la carretera y del motor con un control activo del ruido, o pueden utilizarse para aumentar el sonido del motor, por ejemplo, haciendo que un motor pequeño suene más grande.
En 1904, mucho antes de que existiera una tecnología comercialmente viable para la radio móvil, el inventor estadounidense y autodenominado «padre de la radio» Lee de Forest hizo una demostración en torno a una radio de coche en el 1