Que es el benchmarking

tipos de evaluación comparativa

La evaluación comparativa de TI proporciona una valiosa información sobre cómo otras empresas están abordando iniciativas críticas. La evaluación comparativa puede ofrecer una visión de alto nivel y un marco de referencia útil para su trabajo con el fin de informar sus decisiones y su estrategia general de TI.
La evaluación comparativa es una práctica empresarial general que mide la calidad y el rendimiento de una organización. La evaluación comparativa es una manera formal de comparar las prácticas, los procesos y los resultados de su organización con otros de su sector, y a veces más allá, para evaluar si su rendimiento está por encima, en la media o por debajo de ella. Se basa principalmente en los datos.
La evaluación comparativa no es una actividad puntual. Es una forma de comprender continuamente los promedios del sector para informar sobre su estrategia y sus expectativas. Los líderes utilizan la evaluación comparativa para celebrar las victorias y para encontrar las lagunas en los procesos y en el rendimiento; después de todo, no se puede solucionar un problema del que no se es consciente.
Varias áreas de TI pueden beneficiarse de la evaluación comparativa. Sin embargo, es importante que primero analice exactamente lo que quiere conseguir con la evaluación comparativa. Identificar su objetivo general le ayudará a hacer un seguimiento de lo que es adecuado para su empresa. Algunos aspectos a tener en cuenta son

ejemplos de benchmarking pdf

La evaluación comparativa es la práctica de comparar los procesos empresariales y las métricas de rendimiento con los mejores del sector y las mejores prácticas de otras empresas. Las dimensiones que se suelen medir son la calidad, el tiempo y el coste.
La evaluación comparativa se utiliza para medir el rendimiento mediante un indicador específico (coste por unidad de medida, productividad por unidad de medida, tiempo de ciclo de x por unidad de medida o defectos por unidad de medida) que da lugar a una métrica de rendimiento que luego se compara con otras[1].
También conocido como «benchmarking de mejores prácticas» o «benchmarking de procesos», este proceso se utiliza en la gestión en la que las organizaciones evalúan varios aspectos de sus procesos en relación con los procesos de las empresas con mejores prácticas, normalmente dentro de un grupo de pares definido con fines de comparación. Esto permite a las organizaciones desarrollar planes sobre cómo realizar mejoras o adaptar las mejores prácticas específicas, normalmente con el objetivo de aumentar algún aspecto del rendimiento. La evaluación comparativa puede ser un acontecimiento puntual, pero a menudo se trata como un proceso continuo en el que las organizaciones tratan de mejorar continuamente sus prácticas.

¿qué es la evaluación comparativa en la sanidad?

Los pros y los contras de la evaluación comparativa de métricas y procesos pueden ilustrarse así:Enfoques Evaluación comparativa de procesos (cualitativa, a menudo en colaboración)Evaluación comparativa de métricas (cuantitativa, a menudo sin colaboración)Cuadro – Sam Cole, Universidad de WarwickOportunidades para que las instituciones de enseñanza superior aumenten la eficiencia y mejoren determinadas funciones.Foro para explorar los servicios compartidos.Las medidas individuales pueden poner de relieve los puntos fuertes y débiles y ofrecer información. Potencial para aumentar la reputación internacional.ContrasDifícil identificar un grupo de referencia.Puede ser difícil acceder a información empresarial sensible.Las métricas pueden no ser las más relevantes o apropiadas.Peligro de promover la homogeneidad.Un conjunto de «reglas básicas» muy útil para aquellas instituciones que consideren enfoques colaborativos de la evaluación comparativa puede encontrarse en el Código de Conducta Europeo de Evaluación Comparativa de la EFQM.Motores para la evaluación comparativa de la educación superiorLa evaluación comparativa puede utilizarse para demostrar la responsabilidad a las partes interesadas, así como para desarrollar la institución y la ventaja competitiva en un continuo:

qué es la evaluación comparativa en la empresa

La evaluación comparativa es la práctica de comparar los procesos empresariales y las métricas de rendimiento con los mejores del sector y las mejores prácticas de otras empresas. Las dimensiones que se suelen medir son la calidad, el tiempo y el coste.
La evaluación comparativa se utiliza para medir el rendimiento mediante un indicador específico (coste por unidad de medida, productividad por unidad de medida, tiempo de ciclo de x por unidad de medida o defectos por unidad de medida) que da lugar a una métrica de rendimiento que luego se compara con otras[1].
También conocido como «benchmarking de mejores prácticas» o «benchmarking de procesos», este proceso se utiliza en la gestión en la que las organizaciones evalúan varios aspectos de sus procesos en relación con los procesos de las empresas con mejores prácticas, normalmente dentro de un grupo de pares definido con fines de comparación. Esto permite a las organizaciones desarrollar planes sobre cómo realizar mejoras o adaptar las mejores prácticas específicas, normalmente con el objetivo de aumentar algún aspecto del rendimiento. La evaluación comparativa puede ser un acontecimiento puntual, pero a menudo se trata como un proceso continuo en el que las organizaciones tratan de mejorar continuamente sus prácticas.