Argumentos en los que se busca diferenciar el producto

Qué es la diferenciación del producto

La diferenciación del producto es lo que hace que su producto o servicio destaque ante su público objetivo. Es la forma de distinguir lo que vende de lo que hacen sus competidores, y aumenta la fidelidad a la marca, las ventas y el crecimiento.

Centrarse en los clientes es un buen comienzo para lograr la diferenciación del producto. ¿Qué es lo que quieren? ¿Qué es lo que nadie más les ofrece? ¿Qué les gusta? ¿Qué les frustra? ¿Qué les hace sentir bien? ¿Qué les haría sentir aún mejor? Las respuestas a estas preguntas pueden servir para poner en marcha ideas de diferenciación.

Afortunadamente, la diferenciación puede producirse en cualquier etapa de su negocio, no tiene que empezar de cero. Lo especial de su producto puede ser una nueva característica o capacidad añadida. O su producto puede ofrecer menos funciones que los productos ya existentes en el mercado, centrándose en cambio en una experiencia sencilla y racionalizada.

Otros factores de diferenciación son el precio, el envase, la calidad, el servicio de atención al cliente y la experiencia general del cliente al comprar o utilizar su producto. Por ejemplo, una empresa de maquillaje puede ofrecer una herramienta en línea para ayudar a los clientes a encontrar el tono adecuado de base de maquillaje. Un fabricante de zapatillas de tenis podría dar a los compradores la opción de personalizar sus zapatillas eligiendo el color de cada componente. Los clientes están más dispuestos a pagar por los productos que vienen con una experiencia única y útil.

Leer más  Proyecto tienda de animales

Importancia de la diferenciación del producto

En marketing, la propuesta única de venta (USP), también llamada punto único de venta, o la propuesta única de valor (UVP) en el lienzo del modelo de negocio, es la estrategia de marketing consistente en informar a los clientes sobre cómo la propia marca o producto es superior a sus competidores (además de sus otros valores).

Se utilizó en las exitosas campañas publicitarias de principios de los años cuarenta. El término fue acuñado por el pionero de la publicidad televisiva Rosser Reeves, de Ted Bates & Company. Theodore Levitt, profesor de la Harvard Business School, sugirió que “la diferenciación es una de las actividades estratégicas y tácticas más importantes en las que las empresas deben participar constantemente”[1] El término se ha ampliado para abarcar la “marca personal” de cada uno[2].

Una propuesta de venta única (USP) se refiere al beneficio único que presenta una empresa, servicio, producto o marca que le permite destacar entre sus competidores[3] La propuesta de venta única debe ser una característica que destaque los beneficios del producto que sean significativos para los consumidores[4] La USP se centra en afirmaciones explícitas de singularidad que implican un atributo del producto o un beneficio en el uso objetivamente verificable[5].

Qué es la estrategia de diferenciación con ejemplos

Analizar activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Leer más  Proveedores al por mayor

La diferenciación de productos es una estrategia de marketing diseñada para distinguir los productos o servicios de una empresa de la competencia. El éxito de la diferenciación de productos consiste en identificar y comunicar las cualidades únicas de un producto o una empresa, al tiempo que se destacan las claras diferencias entre ese producto o empresa y sus competidores. La diferenciación del producto va de la mano con el desarrollo de una propuesta de valor fuerte para que un producto o servicio sea atractivo para un mercado o público objetivo.

Si tiene éxito, la diferenciación del producto puede crear una ventaja competitiva para el vendedor del producto y, en última instancia, crear conciencia de marca. Algunos ejemplos de productos diferenciados pueden ser el servicio de Internet de alta velocidad más rápido o el vehículo eléctrico de menor consumo del mercado.

Estrategia de diferenciación de productos

Las estrategias genéricas de Porter describen el modo en que una empresa persigue la ventaja competitiva en el ámbito del mercado elegido. Hay tres/cuatro estrategias genéricas, de menor coste, de diferenciación o de enfoque. Una empresa elige uno de los dos tipos de ventaja competitiva, ya sea mediante costes más bajos que los de su competencia o diferenciándose en dimensiones valoradas por los clientes para conseguir un precio más alto. Una empresa también elige uno de los dos tipos de alcance, ya sea enfocado (ofreciendo sus productos a segmentos seleccionados del mercado) o a nivel de toda la industria, ofreciendo su producto en muchos segmentos del mercado. La estrategia genérica refleja las decisiones tomadas en relación con el tipo de ventaja competitiva y el alcance. El concepto fue descrito por Michael Porter en 1980[1].

Leer más  Ideas de negocio en internet

Porter escribió en 1980 que la estrategia tiene como objetivo el liderazgo en costes, la diferenciación o la focalización[1]. Se conocen como las tres estrategias genéricas de Porter y pueden aplicarse a cualquier tamaño o forma de empresa. Porter afirmó que una empresa sólo debe elegir una de las tres o se arriesga a que la empresa desperdicie recursos preciosos. Las estrategias genéricas de Porter detallan la interacción entre las estrategias de minimización de costes, las estrategias de diferenciación de productos y las estrategias de enfoque de mercado de las empresas[1].