¿Qué es la explotación animal? ¿Por qué es injusta?

Partido Vegano - Los animales no debe ser recursos - Explotación animal - Explotación humana - Concepto de Derechos Animales
¡Difunde!

Partido Vegano - Los animales no debe ser recursos - Explotación animal - Explotación humana - Concepto de Derechos AnimalesLa explotación animal se define como el uso de los animales como simples medios, recursos o fines al servicio del ser humano. Es injusto explotar animal por la misma razón de por qué rechazamos la explotación humana: los animales poseen sus propios intereses inalienables que debemos respetar. En este artículo explicamos la trascendencia de este concepto para la comprensión de los Derechos Animales.

El importante concepto de explotación animal

En el Partido Vegano nos importa que la sociedad comprenda correctamente aquellos conceptos que son claves en los Derechos Animales. En este artículo vamos a hablar sobre un término fundamental de entender para defender a los animales ante la ética y ante la ley: la explotación animal.

El concepto de «explotación» significa «usar como recurso u obtener recursos o bienes a partir de algo o alguien», en otras palabras: «beneficiarse por la existencia de un ente animado o inanimado mediante acciones propias».

La «explotación animal», sin ir más lejos, es la acción de usar a los animales como recursos o bienes de manera que sus intereses inalienables —vida, libertad e integridad— quedan reducidos a los intereses de su explotador.

Hoy en día, por fortuna, no se requieren disertaciones prolongadas ni debates acalorados acerca de los argumentos de por qué está mal explotar o esclavizar a otros seres humanos; sin embargo, debido al especismo y las disonancias cognitivas que conlleva, sí resulta para muchos difícil de comprender por qué es injusto explotar a otros animales. Todavía cuesta un mundo que la sociedad comprenda por qué acciones como la domesticación o la caza, o centros como los zoológicos, los acuarios y otros lugares de cautiverio son la consecuencia de que nos creamos amos y señores de todos los animales.

Partido Vegano - Yunta de caballos Clydesdale en un aradoAtendiendo al concepto de «explotación animal», decimos que un animal está explotado cuando se lo usa como recurso, medio o instrumento para un fin. Por ejemplo, esta yunta de caballos de la raza americana clydesdale están explotados por un agricultor al obligarlos a servir como fuerza tracción para un arado. Nótese, además, que siempre se requieren instrumentos de coacción —como cadenas o anteojeras— para dominar a los animales.

¿Por qué no debemos ejercer la explotación animal?

La explotación animal es tan injusta como la explotación humana porque implica utilizar a un sujeto —un animal que no pertenece a la especie humana— como medio o recursos para un fin o al servicio de un tercero. Nosotros no somos los únicos seres con capacidad de sentir, con intereses, con conciencia u otras habilidades catalogadas como «humanas». Por ello, negarles a otros la defensa de sus intereses cae bajo su propio peso.

A menudo se aducen distintas excusas para tratar de justificar la explotación animal, por ejemplo, se alega que está bien explotar animales porque hay animales que explotan a otros. Que un comportamiento sea «natural» sólo significa que aparece en la naturaleza, no implica que esté bien ni que esté mal. Explotar animales es tan natural como el león que viola a las hembras de su especie o que se come a las crías de otros machos para que éstas vuelvan a entrar en celo.

La contradicción viene cuando el ser humano apela a la naturaleza para justificar ciertas acciones (p. ej. comerse a otros animales) mientras que olvida la naturaleza para condenar otras (p. ej. violaciones). Si la naturaleza fuese un arquetipo de justicia no necesitaríamos leyes. Y, a tenor de estos razonamientos, apelar a la naturaleza para excusar acciones humanas se denomina «falacia naturalista».

Partido Vegano - Corrida de toros en SevillaCorrida de toros en la plaza de Sevilla. La tauromaquia es una forma de explotación animal, basada en la dominación humana, por la cual se persigue el entretenimiento mediante la tortura y asesinado público de un toro. No existe ninguna diferencia ética entre matar a un toro en una plaza y matar a una vaca en un matadero. La defensa de los Derechos Animales requiere que el movimiento animalista sea coherente en sus principios.

Conclusión

El concepto de «explotación animal» es, todavía, bastante y desconocido y muy mal empleado, incluso entre individuos con formación en Derecho. Resulta habitual encontrar a abogados, jueces y juristas que se declaran animalistas y defensores de los animales a la par que emplean una terminología especista, promueven medidas bienestaristas, perpetúan marcos legales antiquísimos y mantienen la misma mentalidad que quienes oprimen a los animales. Por no decir que, el grueso de tales sujetos, ni siquiera son veganos.

Asimismo, cabe recordar que el concepto de «explotación animal» se emplea incorrectamente bastante a menudo como sinónimo de «maltrato animal» o de «sufrimiento animal». Este uso es erróneo y totalmente intencionado, como el propio hecho de que el Gobierno denomina a su Dirección General de «derechos de los animales», aun cuando en ningún momento defienden los Derechos Animales; sino un bienestarismo rancio y bienquedista. Por no hablar de que han ordenado ya la ejecución sistemática de miles de animales a raíz de la pandemia del coronavirus y psicosis colectiva que origina.

Y, por si fuese poco, en un sentido social y político se emplea el término «explotación humana» como sinónimo de «abuso laboral», lo cual no ayuda a distinguir el hecho de que la explotación sólo puede producirse, por definición, cuando acontecen de esclavitud.

Hasta la fecha, los únicos sujetos que son universalmente esclavos son los animales no humanos y por ello los defendemos tal como en el siglo XIX hubo quienes se levantaron social y políticamente contra la esclavitud negra. Ha llegado el momento de la liberación animal.

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!