¿Qué es el voto útil? ¿Por qué votar al Partido Vegano?

Ovejas encerradas dentro de un redil de alambrada
¡Difunde!

Partido Vegano - Voto útil - Derechos Animales - Ley D'hondtEl Partido Vegano aspira a que el voto vegano sea un voto útil y bien dirigido a favor de las víctimas no humanas. Ni la ley D’hondt ni el bienestarismo de otros partidos nos harán cejar en nuestra lucha por los Derechos Animales. Nuestras propuestas animalistas incluyen y defienden a todos los animales por igual y sin discriminación por especie.

¿No somos un voto útil?

A menudo, se dice que conviene votar a cuál o tal partido porque supone un voto útil para una causa determinada. Y, en este sentido, hay quienes alegan que no servirá de nada votar al Partido Vegano porque somos un proyecto de reciente creación. Pero… ¿qué significa acaso el «voto útil»?

De sobras es conocido que en España existe una grave discordancia entre votos recontados y escaños obtenidos como resultado, entre otras razones, de la ley D’hondt. El sistema electoral español privilegia a los partidos más votados con un número superior de escaños a los que les correspondería proporcionalmente para fortalecer su posición y, en definitiva, con el fin de facilitar la gobernabilidad de una nación mediante una homogeneización forzada.

La falacia del voto útil

Los partidos nuevos que buscan representar a un nicho concreto de la ciudadanía lo tenemos muy complicado, si bien, es igualmente falaz afirmar que sea mejor y más útil votar a otros partidos que llevan «propuestas animalistas» en sus programas políticos. Y en los siguientes dos puntos explicaremos por qué apelar al «voto útil» es una falacia:

  1. De acuerdo con el actual sistema electoral español, cualquier voto a un partido no-ganador es menos útil proporcionalmente que haber votado al partido ganador. Por tanto, dado que las tendencias políticas y electorales son fluidas, el valor del voto de cada ciudadano varía inevitablemente con independencia de que deseara practicar un «voto útil»; pues dependerá de a cuáles partidos vote el resto de la ciudadanía.
  2. El Partido Vegano defiende a todos los animales a ultranza, en absoluto cumplimiento de los Derechos Animales. Votar al Partido Vegano significa votar contra la crianza, hacinamiento y asesinato sistemático de todos los animales no humanos a causa del especismo. Ningún otro partido defiende los Derechos Animales; los demás solamente proponen meras regulaciones legales sobre la manera en que, según ellos, debieran ser criados, tratados y asesinados para maquillar su imagen frente al electorado (bienestarismo).

Ovejas encerradas dentro de un redil de alambrada - Propuestas animalistasOvejas encerradas dentro de un redil de alambrada. No desean en una parcela más grande, lo que desean es no estar confinadas ni explotadas por el ser humano. Las propuestas animalistas que se limitan a hablar de «bienestar animal» perpetúan la creencia de que está bien esclavizar a los animales.

[Autoría de la imagen]

Conclusión

Si tomamos estos dos argumentos anteriores, la conclusión es que, independientemente de la ley D’hondt, para los animales nunca podrá ser más útil votar a un partido que no defienda sus derechos, en tanto que, aunque otro partido con «propuestas animalistas» consiguiera representación, no representaría en ningún momento los intereses reales de los demás animales. A los animales no les basta con permanecer en una jaula un poco más grande ni con que los asesinen con un arma u otra; los animales quieren vivir y que respetemos también su libertad e integridad. Pedir menos que eso no sólo es inútil, por definición; sino una grave traición a las víctimas.

Por tanto, ¿cuál voto es más útil? ¿Tres escaños hipotéticos para un partido que pida «masajes para las vacas antes de llevarlas al matadero» o un escaño para un partido que reivindique el cese de todas estas injusticias? El Partido Vegano no se andará con medias tintas bienquedistas; nosotros buscamos representar legalmente a los millones de animales silenciados en España y en el mundo.

El voto útil será aquél que vaya directamente dirigido al fin deseado. Es un error de lógica muy grave pensar que puede conseguirse un objetivo A mientras se exige una propuesta B. Si aspiramos a un mundo vegano, pedir menos que veganismo nos convertiría en cómplices. ¡Tú puedes cambiar esta realidad!

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!