Las ovejas y la explotación ovina por su lana

Partido Vegano - Las ovejas y su explotación por la lana
¡Difunde!

Partido Vegano - Las ovejas y su explotación por la lana - Explotación ovina - CarneLos humanos explotamos ovejas por su lana y carne. Nuestra sociedad utiliza a todos los animales como simples recursos a nuestro servicio y disposición.

La explotación ovina

En el Partido Vegano defendemos a todos los animales porque todos ellos merecen respeto. En nuestra publicación de hoy vamos a expresar algunas palabras sobre la explotación de las ovejas para obtención de lana, carne o cualquier otro fin.

Las ovejas son unos animales mamíferos cuyo pelaje, tan especial, despertó el interés del ser humano desde hace milenios para la confección ropa y diversas prendas. En la actualidad, como antaño, se crían a millones de ovejas a lo largo del mundo, seleccionadas por su capacidad para producir lana, para luego coaccionarlas y violentarlas con el propósito de quitársela.

Cuando las ovejas alcanzan una edad en que ya no son rentables de mantener, debido al decremento de la calidad de su lana o a raíz de que se incrementan los gastos veterinarios, se las envía al matadero para convertir sus cuerpos en tejidos muertos con que alimentar a humanos u a otros animales. Ocurre un caso similar con el cuero y las explotaciones peleteras. Sólo que, en el caso de las ovejas, no se requiere matar primero al animal para extraer su lana.

Todos los animales del mundo están catalogados legalmente como propiedades. Así acontece porque el ser humano se considera superior a los sujetos de otras especies con quienes compartimos el planeta. Si entendemos que ningún ser humano debiera ser esclavo de algún otro, también debemos asumir que ningún animal debería ser nuestro esclavo. No se trata de que las ovejas u otros animales, ya estén etiquetados como «ganado», «mascotas», etc., estén mejor o peor tratados.

El concepto de esclavitud no se refiere al trato; sino al hecho mismo de pertenecer y servir a alguien. El origen del problema radica en que nos creamos con legitimidad para usar a los animales como objetos a nuestro servicio y disposición.

No existe una forma ética de criar ovejas —u otros animales— ni de seleccionarlas genéticamente, de revolcarlas por el suelo para rasurarlas ni de asesinarlas para transformarlas en carne cuando ya no sirven. Es imposible que exista una manera ética de usar a un animal porque el simple uso conlleva la vulneración de sus intereses inalienables (vida, libertad e integridad).

Tal como se ha señalado en artículos anteriores, el maltrato animal y otras acciones deleznables son la consecuencia esperable de que se someta a los animales durante toda su vida. Y esto, a su vez, deriva de que creamos correctas dichas acciones por un prejuicio de supremacía humana. Por tanto, no basta con reducir la realidad al sufrimiento ni de condenar las formas en que se practica de una determinada forma de explotación animal.

En nuestra formación nos importa, ante todo, lanzar un mensaje correcto y coherente respecto a los Derechos Animales. Se vuelve imposible defender a las ovejas y a otros animales si, en primer lugar, no le trasladamos a la sociedad los conceptos fundamentales del Derecho. Se necesitan conocer ciertas nociones para poder cuestionar el sistema y el régimen que nosotros vivimos y en el que oprimimos —y hemos oprimido históricamente— a todos los demás animales.

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!