Las campañas animalistas no han cambiado desde el siglo XIX

Partido Vegano - Viñeta bienestarista acerca del maltrato hacia los caballos (Thomas Worth, 1880) - ASPCA - Campñas animalistas del pasado y del presente
¡Difunde!

Partido Vegano - Viñeta bienestarista acerca del maltrato hacia los caballos (Thomas Worth, 1880) - ASPCA - Campñas animalistas del pasado y del presenteViñeta bienestarista, dibujada por Thomas Worth en 1880, fundador de la ASPCA, para denunciar el maltrato sufrido por los caballos explotados en los transportes. Las campañas animalistas del siglo XIX no se diferencian de las actuales ejercidas por organizaciones animalistas.

Las campañas animalistas perpetúan la esclavitud animal

En el Partido Vegano somos amantes del análisis crítico de nuestra historia para evitar los mismos errores del pasado. Conocemos, con argumentos, que las campañas animalistas y sus medidas bienestaristas son un error tanto ético como estratégico:

  1. Suponen un error ético porque pedir un mejor trato para las víctimas no equivale a respetar ni a exigir derechos legales para ellas.
  2. Y suponen un error estratégico porque sólo ayudan a perpetuar el statu quo.

Tomemos, por ejemplo, un caso práctico. La viñeta que figura pertenece a una publicación realizada por Thomas Worth en 1880, fundador de la ASPCA (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals), una organización animalista centrada en el maltrato que sufrían los caballos explotados para los servicios de transporte. Dicha organización sigue vigente en EE.UU y no ha variado su mensaje en aproximadamente 160 años.

Si observamos y leemos los argumentos de esta organización, nos daremos cuenta de que unos 160 años más tarde, las organizaciones animalistas de la actualidad siguen lanzando el mismo mensaje que en el siglo XIX. ¿Cómo se puede hablar de ir «paso a paso» cuando la estrategia y los logros —inexistentes— no han variado en siglo y medio?

El mensaje bienestarista de que basta con luchar contra el maltrato animal resulta insuficiente porque no cuestiona que los seres humanos carecemos de legitimidad para utilizar a los animales como objetos a nuestro servicio.

Partido Vegano - Niños jugando junto a caballo muerto (siglo XIX)En esta fotografía, tomada cerca de 1900 en Nueva York, varios niños aparecen jugando junto a un caballo muerto. Esta imagen sirve para evidenciar la absoluta normalización pasada y presente respecto al holocausto animal por la inculcación del especismo.

Las organizaciones animalistas son cómplices de la explotación animal

A propósito de estas campañas animalistas, orquestadas por Thomas Worth para ASPCA en el siglo XIX, en el libro «The horse in the City» figura un comentario magistral contra la paradoja de las medidas bienestaristas:

Note the ambiguity here. While anti-cruelty groups were ostensibly focused on the living side of living machines, many of their policies also served to facilitate the use of horses as machines. The reality never quite matched the rhetoric and, of course, it introduced the familiar paradox of humans probably being the leading killers of animals in cities.

Nótese la ambigüedad aquí. Mientras los grupos anticrueldad se enfocaban ostensiblemente en los aspectos cotidianos de sus máquinas vivientes, muchas de sus políticas también servían para facilitar el uso de los caballos como máquinas. La realidad nunca coincidía con la retórica y, por supuesto, esto causaba la paradoja evidente de que los humanos se convertían en los máximos asesinos de animales en la ciudad.

La ASPCA no consiguió ni ha conseguido frenar el maltrato pasado y presente hacia los caballos porque el maltrato es una consecuencia lógica y esperable de que los consideremos seres inferiores que están obligados a servirnos. Y lo que es peor: facilitó la explotación de los caballos, incrementó el beneficio de sus explotadores e hizo aumentar el número de caballos explotados. Las estadísticas y otros argumentos que prueban esto se hallan en este mismo libro.

Al igual que esta viñeta asumía que estaba bien explotar caballos en carruajes si se hacia con buenos tratos, las organizaciones animalistas lanzan el mensaje de que está bien explotar y asesinar animales si se les da una buena vida. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Nada.

Conclusión

En el Partido Vegano queremos mostrar la realidad y explicar que toda realidad tiene su origen en nuestra mentalidad. Si no cambiamos nuestra mentalidad para con los animales y seguimos repitiendo mensajes erróneos y antiguos, nada cambiará para las víctimas no humanas. De hecho, cada vez surgen nuevas formas de explotación y hechos atroces.

No basta con oponerse a los zoológicos, los acuarios, a la caza, a las jaulas, a los festejos taurinos, al festival de Yulin, a las granjas peleteras nacionales o exóticas ni tiene sentido promover el respeto que merecen los animales apelando al medio ambiente. Para ser justos con todos los animales debemos rechazar el especismo, hacernos veganos y defender sus intereses inalienables.

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!