La terrariofilia, los reptiles y el respeto por conveniencia

Partido Vegano - La terrariofilia y los reptiles
¡Difunde!

Partido Vegano - La terrariofilia y los reptilesLa terrariofilia y otras formas de explotación en reptiles y otros animales suponen una violación de sus intereses inalienables.

La terrariofilia y la explotación de los reptiles

El Partido Vegano defiende el derecho de todos los animales a que se respete sus vidas, libertad e integridad. En esta publicación deseamos tratar la explotación de algunos reptiles en terrariofilia y el argumento antropocéntrico de respetar a serpientes, lagartos y lagartijas por nuestra mera conveniencia.

Hace milenios, el ser humano fue consciente de su poder para dominar a otras especies animales y empleó su inteligencia para domesticarlos, cazarlos y endosarles el fin que consideró más útil para cada uno de ellos. Desde la época de la Ilustración, el desarrollo de técnicas e instrumentos en biología, unida a las exploraciones en América, África y Asia con fines comerciales y militares, posibilitaron conocer y estudiar a miles de nuevas especies animales.

Muchas especies animales empezaron a sufrir la esclavitud y persecución para satisfacer nuevas formas de negocio (zoológicos, acuarios, delfinarios, peletería, etc.). Entre dichas formas de explotación animal se encontraba la terrariofilia, un conjunto de acciones que reciben muy poca atención en el ámbito animalista a causa del especismo.

La terrariofilia se define como la crianza en cautividad de reptiles en terrarios o ambientes adecuados para estos animales. Por lo general, nuestro desconocimiento sobre su biología y necesidades, unido a la errónea clasificación decimonónica de los reptiles como «animales inferiores», desembocó en el encierro y manipulación de serpientes, lagartos y lagartijas para servir como «mascotas» a través de una vitrina.

Partido Vegano - Gecko va a comerse una larvaUn gecko va a comerse una larva. Muchos reptiles evitan la propagación de insectos y de otros animales considerados «plaga». No deberíamos ver a los animales como medios o instrumentos a nuestro servicio o conveniencia.

El valor de los animales no depende de su utilidad

En la actualidad, los grupos animalistas (bienestaristas) señalan que los terrarios, como las peceras, son entornos muy cerrados que apenas permiten movilidad para el animal y que esto les genera sufrimiento. Por su parte, los grupos ecologistas llevan décadas alertando de que la terrariofilia es una de las principales amenazas para los reptiles de todo el mundo y que está desembocando en su extinción en hábitats naturales.

Tanto unos colectivos como otros incurren en el mismo error: perciben a los reptiles y a otros animales como simples objetos a los debemos que tratar de cierta manera para evitar su sufrimiento en la medida en que dicho sufrimiento no nos beneficie. Ni el sufrimiento animal ni la extinción de especies animales son el problema; sino consecuencias esperables y coherentes ante nuestra mentalidad supremacista.

Esta mentalidad humana desemboca, al mismo tiempo, en que diversos activistas y gente preocupada esgrima argumentos utilitaristas como el de «no mates a las lagartijas porque se comen a los mosquitos». Y también es la responsable de que, como en otros casos, se críe grillos y otros insectos para alimentar a lagartos y lagartijasaparte de a humanos—, y, a su vez, se los críe a éstos para alimentar a serpientes.

Asimismo, las serpientes y otros reptiles son reclamos habituales en espectáculos cirquenses y en las zonas turísticas de múltiples países. Mientras veamos a los animales como medios para nuestros fines, nada cambiará para todos ellos y seguirán aconteciendo noticias lamentables cada día.

Partido Vegano - Dragones barbudos (Pogona vitticeps) en un terrarioVarios dragones barbudos (Pogona vitticeps) encerrados en un terrario.

Conclusión

Es tan injusto encerrar reptiles en terrarios como a otros animales en otros centros de explotación animal. Todos los animales merecen respeto porque poseen sus propios intereses inalienables que son tan importantes para ellos como para nosotros los nuestros. Los reptiles, en concreto, muestran unas facultades muy superiores a las que la ciencia tradicional ha sabido estudiar. Cuando mejor conocemos a los animales, mejor entendemos que todos ellos son personas y que merecen derechos legales reconocidos.

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!