La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

¡Difunde!

Partido Vegano - Inseminación artificial y eyaculación forzada en animalesEl ser humano practica la inseminación artificial en hembras y la eyaculación forzada en machos para poder seleccionar «ejemplares» —individuos—, dominar todos los aspectos de sus vidas y ejercer la domesticaciónesclavitud— de los animales.

Violación de animales a manos del ser humano

Toda forma de explotación animal vulnera los intereses inalienables (vida, libertad e integridad) de los animales. Así ocurre porque, para ejercer la explotación o uso que se desea hacer de ellos, el ser humano debe coaccionar y manipular a los animales. Una de las formas de manipulación más comunes en la explotación animal es la inseminación artificial de hembras y la eyaculación forzada de machos mediante técnicas de coacción.

Aunque no llame la atención por su escasa violencia explícita. La inseminación artificial en animales es similar a lo que los humanos entendemos por una violación porque se priva de libertad, se manipula a los individuos y se les practica una reproducción forzada. Consiste en la introducción artificial del semen de un macho, el cual ha sido seleccionado y forzado a ello, para lograr la fecundación de los óvulos de la hembra.

La inseminación artificial es una práctica habitual y común que se ha considerado necesaria desde los albores de la domesticación hasta la actualidad, tanto para continuar la selección de individuos con rasgos deseados como para incrementar la productividad de una explotación, al aumentar la tasa de fecundación y disminuir las molestias o gastos asociados al desplazamiento de los parentales o de las posibles reticencias naturales mostradas por éstos.

Los animales, como nosotros, tienen un instinto sexual y pueden mostrar un gran apetito por copular libremente con miembros del sexo opuesto. Sin embargo, esto no significa que, en época de celo, las hembras deseen que la mano de un veterinario las insemine con un catéter, ni que a los machos les apetezca eyacular cuando los humanos lo determinan.

No es justo privar la libre elección de un animal ni coaccionarlo. Y, por supuesto, tampoco cabe justificar la manipulación humana que acontece cuando deja a determinados miembros sueltos para que se apareen entre sí. En un ambiente condicionado por el ser humano, no existen —o no desarrollan correctamente— los comportamientos libres y naturales asociados al cortejo y a la reproducción.

Por todo ello, el Partido Vegano desea recordar una vez más que toda forma de explotación animal es injusta y que conlleva muchas más implicaciones de las que la sociedad suele imaginarse a primera vista. Si entendemos que los humanos no tenemos legitimidad para inseminar o fecundar forzosamente a mujeres de nuestra especie, ni a forzar a hombres para quitarles su semen, tampoco lo tenemos para hacerlo con las hembras de otras especies ni para forzar a los machos con el fin de extraer sus simientes. Un mundo sin explotación animal significa un mundo en donde los animales no sean esclavos de nuestros apetitos ni de nuestra conveniencia.

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!