Portales de belen originales

El pesebre en el antiguo israel

Los belenes que celebran el nacimiento del niño Jesús tienen una larga tradición en las tierras checas, que se remonta a 1560, cuando los jesuitas introdujeron la primera escena de este tipo en su colegio, el Clementinum, frente al Puente de Carlos de Praga. Los registros de la escena de la Natividad se perdieron, por lo que nunca sabremos con certeza cómo era realmente, pero es bastante seguro asumir que la escena incluía elementos tradicionales como una gruta, el pesebre original, animales de granja y el propio niño Jesús. La escena, llamada «Betlem» en checo, por el nombre de Belén, inspiró innumerables copias en iglesias y monasterios de todo el territorio checo.

Primera navidad

El tradicional Belén del Cabildo abre sus puertas al público en el Palacio Insular de Santa Cruz hasta el 6 de enero. Estará abierto de 09:00 a 15:00 horas y de 16:00 a 21:30 horas, excepto los días 24 y 31 (09:00 a 15:00) y el 25 de diciembre y 1 y 6 de enero (16:00 a 21:30 horas).
En esta ocasión, el pesebre es tradicional, en el 31 aniversario de la primera vez que esta Organización se sumó a esta tradición. Está realizado por el belenista José María Mesa que, junto a un grupo de colaboradores, acerca al visitante al misterio de la Navidad. Las figuras que dan vida al Nacimiento son originales, hechas a mano, vestidas con ropas tradicionales, y representan diferentes pasajes de la Natividad del Señor. Todas ellas estarán repartidas por una parte de la isla, representada por la arquitectura tradicional canaria y que recuerda a la arquitectura clásica.

La historia de la natividad

En marzo comienza la primavera, la tierra florece y todo renace. En la Sagrada Familia, Gaudí asoció este inicio de la vida directamente con la llegada de Jesús, pero también con el comienzo del día, ya que la fachada del Nacimiento mira hacia el este. Cada uno de los tres portales de esta fachada está repleto de flora y fauna, llenándolos de un naturalismo elegido cuidadosa e intencionadamente para reforzar el significado simbólico de las distintas escenas.
La escena de la huida a Egipto para evitar que Jesús muera en la masacre de inocentes es la que justifica la flora y la fauna del portal del lado izquierdo de la fachada del Nacimiento, el portal de la Esperanza. Por eso vemos los típicos juncos de las riberas de los ríos, hogar de patos y gansos, las aves más acuáticas de todas las que se sirven en las comidas navideñas. Sobre la escena, hay una flor de loto, una planta que florece en el agua y que también se conoce como la rosa del Nilo. En Oriente, está cargada de un significado simbólico asociado a la pureza espiritual del cuerpo y del alma, ya que florece de forma tan bella sobre las aguas turbias. En la arquivolta del pórtico también aparecen thalias, nenúfares, calas y papiros. Toda esta naturaleza acuática, junto con las libélulas que salpican la arquivolta, muestran claramente las intenciones de Gaudí para este portal.

El pesebre histórico

El portal de Belén, como representación del nacimiento de Cristo y de escenas vinculadas como la Adoración de los Reyes Magos o el traslado de los vaqueros, es una tradición con siglos de historia. Y, como toda representación histórica, ha sufrido la lógica evolución con el paso del tiempo y la proliferación de costumbres y especificaciones locales de los muchos lugares donde se instala este icono navideño. Pero… ¿Conoce las diferentes escenas del portal de Belén?
Una de las primeras preguntas que todo belenista se plantea cuando monta sus primeras representaciones es sobre el nacimiento del niño Jesús: ¿ocurrió en Belén o en Nazaret? Una tarea más propia de los historiadores, que ni siquiera se ponen de acuerdo en este punto. Según la tradición bíblica, tampoco hay consenso. Mateo y Lucas señalan que Belén fue el lugar donde nació el Mesías; Marcos y Juan lo presentan como natural de Nazaret.
Independientemente de las diferentes corrientes historiográficas, que siguen discutiendo el verdadero origen de Cristo, no podemos negar la tradición de «montar el belén», en clara referencia a esta localidad palestina del siglo I. Tampoco debemos dejar de lado la letra de los villancicos, por mucho esfuerzo que pongan los alumnos. Sin embargo, es importante saber que, independientemente de la tradición, la Natividad de Belén es la escena más importante de nuestros proyectos.