El activismo vegano y el enfoque de los Derechos Animales

Partido Vegano - El activismo vegano y el enfoque de los Derechos Animales
¡Difunde!

Partido Vegano - El activismo vegano y el enfoque de los Derechos AnimalesEl activismo vegano, bien realizado, es el único que pueda salvar la vida de los animales. Se requiere que el activista tenga una visión madura y crítica para saber distinguir entre enfoques y estrategias de acuerdo a la ética fundamental de los Derechos Animales.

El activismo vegano es el único que defiende los Derechos Animales

En el Partido Vegano ponemos énfasis en la importancia de ejercer un activismo educativo y trasladar un mensaje correcto para salvar vidas. Si entendemos que el presente y futuro de los animales depende de nuestras acciones, asumimos el deber moral de actuar con prudencia y juicio. En esta entrada, queremos exponer algunas reflexiones sobre errores habituales en el seno del activismo vegano.

La mayor parte de los activistas veganos son gente joven que dio el paso hacia el veganismo hace relativamente poco tiempo. Con independencia del tiempo que uno lleve como vegano, las ganas y el interés son un magnífico aliciente para realizar un buen trabajo.

Sin embargo, un gran parte de los activistas procede o está vinculado al activismo de organizaciones animalistas o ecologistas que, por sus propios intereses, difunden e inculcan argumentos antropocéntricos y especistas a sus activistas como si fuesen comerciales de una empresa.

Un primer paso para ser un buen activista vegano está en conocer cuál es la definición del veganismo, su historia y sus bases. Se vuelve imposible beneficiar a los animales si, en nuestro afán de actuar rápido y de llegar a mucha gente, sólo le prestamos atención a la forma y no al fondo. Es tan importante nuestra buen intención como el conocimiento de qué decir y cómo decirlo. Nuestra formación como activistas resulta esencial para poder enseñar y formar a otros para que sigan nuestros pasos.

En nuestro movimiento abundan acciones y actitudes tanto incoherentes como perjudiciales para la defensa de los Derechos Animales. Si entendemos que el origen de la explotación y esclavitud animal reside en nuestra mentalidad supremacista y opresora hacia quienes son más débiles, no cabe tratar de paliar esta situación perpetuando dicha mentalidad.

Las campañas de grandes organizaciones animalistas y la de sus partidos políticos asociados solamente se centran en el sufrimiento y promueven formas de explotación animal alternativas que, lejos de favorecer a los animales, le transmiten a la sociedad que entonces está bien explotar animal si se hace con miramientos.

Pedir, por ejemplo, que una gallina pase a vivir hacinada de otra forma o que a un cerdo lo asesinen de otra manera no cambia el final de esas víctimas ni, por supuesto, soluciona en absoluto el origen que desemboca en estos hechos: el especismo.

Mientras el especismo y su derivado, el antropocentrismo, sigan vigentes en nuestra sociedad, sólo estaremos combatiendo las infinitas ramas de una violencia nacida en nuestro desprecio hacia quienes son diferentes.

Por ello, desde el Partido Vegano rogamos reflexión y estudio de las bases de los Derechos Animales y que cada activista que participe en estos mensajes dañinos se replantee su postura. El argumento del paso a paso, tan cotidiano, se convierte en una falacia típica con que justificar todo tipo de propuestas que jamás aceptaríamos en humanos (una muestra de especismo). Esta falacia es, sin dudas, la favorita de quienes sólo tratan de justificar sus acciones apelando al autoengaño colectivo y a una rotunda falta de autocrítica.

Si de verdad nos importan los animales, elaboremos un mensaje centrado en el respeto que merecen al poseer intereses inalienables. Reducir su sintiencia al «sufrimiento» —ignorando que valoran su vida, libertad e integridad— o plantear la cuestión vegana como algo que hacer por nuestra salud o el medio ambiente son argumentos puramente antropocéntricos que obvian la raíz del problema: nos creemos con legitimidad para usar a otros sujetos como simples recursos para nuestros fines porque no pertenecen a nuestra especie. Esto está mal y carece de cualquier justificación lógica. Ahí debemos incidir con educación y pedagogía para despertar la adormecida empatía de nuestro mundo.

No dudes en unirte y participar para obtener formación como activista y formar a otros.

¡Ayúdanos a romper cadenas!


¡Difunde!